Pautas para el régimen de visitas con el coronavirus

Hola familias, desde Compartidos os hacemos llegar algunas pautas a seguir en estos días tan raros que estamos viviendo.

Para empezar, me gustaría indicar que lo ideal sería mantener una buena relación entre todos los miembros de la familia, para de esta forma, poder llegar a los mejores acuerdos posibles para l@s peques de la casa, pero de no poder ser así, es bueno saber como se sigue el calendario de custodia en estas circunstancias.

En principio el reparto de tiempo en cada familia sigue su curso habitual, pero la lógica en ocasiones, nos dice otra cosa, por ejemplo, si algún/a menor tiene patologías previas y son más vulnerables al COVID-19 o si alguno de l@s progenitores vive con personas mayores, será un riesgo que l@s menores salgan de casa y por tanto, no sería la decisión más acertada.

Al igual que corren riesgos si tuvieran que desplazarse a otra ciudad, podrían pero…

¿ realmente hay necesidad de exponerlos a eso?

Por suerte, hoy en día con la tecnología podemos sentirnos más cerca entre nosotr@s, el uso de videollamadas permite jugar con l@s peques e incluso ayudarl@s con sus tareas escolares.

En mi caso, mis niñas no pueden ver al padre porque este vive con personas de alto riesgo y no vemos la necesidades de exponerlos al peligro, así que cada día le mandamos fotos, audios, vídeos y hacen videollamadas. Yo las dejo en el salón con el móvil mientras cantan, bailan y juegan, y así el padre puede disfrutar de ellas. Es algo sencillo que da paz a las peques, les hace saber que a pesar de esta situación seguimos todos disponibles para ellas, sienten que nadie las está abandonando y, es esto lo que queremos lograr.

Para los casos en los que las visitas sean en lugares al aire libre, también habría que actuar de esta forma, suspendiendo las visitas tal y como dice la Asociación Española de Abogados de Familia. La AEAFA también dice que  los progenitores pueden acordar cualquier cambio de forma temporal sin necesidad de que sean aprobados judicialmente, aunque es recomendable que quede constancia por escrito, y la verdad es que en general siempre recomiendo que todo esté por escrito y no sólo en estos casos excepcionales.

Así que a grandes rasgos lo que debemos saber, es que ahora más que nunca toca pensar en ell@s y en todos los que les rodean. Llegar a decisiones conjuntas y siempre generarles tranquilidad.

¡Un saludo!